Al Mundial se le apagan los focos

viernes, 4 de septiembre de 2009 |





Faltan 10 meses para la cita mundialista y el clásico virus FIFA retorna con más interés de lo habitual. Las anodinas eliminatorias, que aparecen como un estorbo para llevarse jugadores de los grandes clubes Europeos, toman especial relevancia en estos últimos meses. Selecciones que no han hecho los deberes a tiempo viven apuradas, e incluso este año no estamos pendiente únicamente del verde, sino que miramos de reojo a Sudáfrica, incapaz ahora mismo de albergar un Mundial, y que tiene mucho trabajo por delante si quiere evitar un cambio de sede sobre la bocina. Estados Unidos podría ser el destino final si el país africano no responde a las exigencias del mayor evento deportivo del mundo.

Los burócratas de la FIFA, además, tiene un problema inconfesable. Quedan cuatro partidos clasificatorios y los focos del Mundial amenazan con apagarse. Argentina y Portugal, Messi y Cristiano Ronaldo, Adidas y Nike, agonizan en grupos clasificatorios enfrenados a rivales sin glamour, sin nombre, sin estrellas, pero que el fútbol ha colocado de forma tozuda en una posición ventajosa para desmontar la campaña comercial proyectada para el mundial.

El balón de oro de 2008 tiene un panorama negro. Con el primer puesto de su grupo fuera de su alcance (está a 7 puntos de Dinamarca), juega contra el reloj para remontar la ventaja de 4 puntos que una sorprendente Hungría ha conseguido, y poder acceder a la repesca. Juega un partido a cara de perro en Dinamarca, y por si fuera poco Suecia se encuentra empatada a puntos con los portugueses. Una derrota en Dinamarca dejaría a Portugal virtualmente fuera del mundial salvo empate entre suecos y húngaros, partido que también se disputa en esta jornada clasificatoria. Portugal, perdiendo en Copenhague, podría quedarse a 7 puntos de Hungría a falta de cuatro jornadas, o a 3 puntos de Suecia cuando los suecos debería disputar dos de sus tres últimos partidos ante Albania y Malta: 6 puntos casi garantizados.

Argentina también siente la amenaza de un verano sin Mundial. Su caso también es preocupante, pues se jugarán su participación en Paraguay y Uruguay, selecciones potentes, rivales incómodos, y ante Brasil en un partido a cara de perro que se ha convertido en causa nacional. La cita contra Perú en Argentina parece la única comodidad para una combinado en permanente controversia. Con Ecuador a dos puntos y Uruguay a cuatro, cualquier derrota en los últimos cuatro partidos dejaría muy tocados a los de Maradona, aunque el 5º puesto y la repesca sería un mal menor si finalmente Honduras termina cuarta en el grupo de la COCACAF. Además, en las últimas jornadas las rivalidades amenazan con tomar protagonismo si Brasil y Uruguay llegan con su destino resuelto.

5 comentarios:

Chechu dijo...

Portugal lo tiene más complicado y más viendo lo mal que ha venido jugando. Argentina lo tiene más fácil y creo que acabará pasando por orgullo

Saludos desde paraisofutbol.blogspot.com

Anónimo dijo...

Argentina se mete. Llevan varios años sufriendo más de lo que deberían por potencial, pero se acabarán metiendo.

Baldo

4-3-3 dijo...

Bueno.. es algo que pasa constantemente, solo que ahora le ha tocado a dos de las más grandes. En la pasada Eurocopa ya se quedó fuera Inglaterra. A ver qué sorpresas depara este Mundial!
Saludos.

New dijo...

Creo que Portugal lo tiene más complicado que Argentina, los argentinos pueden "permitirse" algún tropiezo y además cuentan con una repesca casi garantizada.

A Portugal selección le falta mucha compenetración como equipo, cada año que pasa me parece una selección menos peligrosa con esta gran generación de jugadores. Si se quedan sin Mundial sería la estocada para ellos.

Carlos dijo...

Al final perdió argentina y empato Portugal.
Jódete Maradona!